milimafia 1170x585 1

Se pedirá al Congreso de los EE.UU. que investigue a la mafia militar de Colombia

La oposición colombiana dijo el miércoles que solicitará formalmente al Congreso de los Estados Unidos que examine los informes de una disidencia del crimen organizado dentro de las fuerzas armadas de Colombia.

Los senadores opositores Iván Cepeda, Antonio Sanguino y Gustavo Bolívar dijeron que informarían al Congreso de los Estados Unidos sobre las denuncias de actividades de crimen organizado y espionaje ilegal de esta disidencia en un debate con el Ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo.


Recomendado: verificar datacredito .


Cepeda llevó un paso más allá las afirmaciones del semanario Semana de que Trujillo trató de bloquear una investigación de la Corte Suprema sobre el supuesto espionaje a políticos, la Corte Suprema, periodistas y ONG.

El senador acusó al ministro de liderar una operación de encubrimiento de las supuestas prácticas delictivas que ya se han planteado, lo que provocó que el representante de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Jim McGovern, instara a recortar la ayuda militar.

Ministro, usted encabeza una nueva operación de encubrimiento que quiere ocultar y enterrar las investigaciones sobre los vínculos de las Fuerzas Armadas con la corrupción, el narcotráfico, las organizaciones criminales, sobre los intentos de acabar con la paz en Colombia, así como la persecución de los opositores políticos y los defensores de los derechos humanos.

El senador Ivan Cepeda

El ministro de defensa dijo a principios de este mes que la fiscalía recibiría pruebas de la supuesta actividad delictiva de 13 miembros del Ejército Nacional obtenidas en una operación de contrainteligencia que comenzó en 2017.

Sin embargo, la “Operación Bastón” reveló que 16 generales y unos 250 comandantes y soldados de nivel medio habían estado involucrados en todo tipo de actividades criminales y fue interrumpida después de que el presidente Iván Duque pusiera a los supuestos mafiosos militares a cargo a finales de 2018, según Semana.


Recomendado: sena sofia telefono medellin .


Bajo la vigilancia del ex comandante del Ejército Nacional Nicacio Martínez, la unidad de contrainteligencia supuestamente comenzó a perseguir a los funcionarios que habían denunciado la corrupción y a los periodistas que informaban sobre ella.

Esto es preocupante para los EE.UU., porque el equipo americano que se proporcionó para investigar la actividad criminal dentro del ejército terminó siendo utilizado por los militares para la actividad criminal.

Hay algo muy, muy malo con el ejército colombiano, sus agencias de inteligencia y su antipatía profundamente arraigada hacia los derechos humanos, una prensa libre y un poder judicial independiente.

El representante de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Jim McGovern

El ministro tiene dos buenos motivos para mantener en secreto las actividades criminales de los militares; los militares colombianos pueden contar anualmente con grandes sumas de apoyo financiero de EE.UU. y su partido Centro Democrático está implicado.

El partido de extrema derecha del ex presidente Álvaro Uribe recibió informes sobre las escuchas ilegales, según informó Semana en enero.


Recomendado: decreto 1990 de 2016 aportes en linea .


Uribe, quien es investigado por la Corte Suprema por supuestamente tratar de manipular a los testigos que lo vinculan con los cuadrantes de la muerte, vio a varios de sus ayudantes más cercanos y a su ex jefe de inteligencia desaparecer tras las rejas después de que el Congreso se enteró de que la ahora desaparecida agencia de inteligencia DAS estaba involucrada en una actividad criminal similar de la que se acusa a los militares esta vez.

Al igual que Uribe, los elementos corruptos dentro de las fuerzas de seguridad de Colombia han estado vinculados al crimen organizado durante décadas.

canal de telegram