SLIVTNF5IFA2RMLQP3XOHGFAZI

Los colombianos ayudaron a este grupo de trabajo de EE.UU. a volver a casa después de que la pandemia global dejara de afectar a los viajes aéreos.

Un equipo conjunto de miembros del servicio estadounidense que proporciona asistencia médica y capacitación en la remota región de La Guajira, en Colombia, encontró que sus opciones para salir del país se redujeron a mediados de marzo, cuando la pandemia del coronavirus comenzó a restringir los viajes internacionales.

La fuerza de tarea conjunta, conocida como JTF-Bravo, se encontraba en la zona para entrenar con las tropas colombianas para el Ejercicio Vita. También como parte de la misión, los equipos médicos de los Estados Unidos crearon clínicas “pop-up” en lugares remotos para dar inoculaciones, extraer dientes, prescribir medicamentos, facturar remisiones y ofrecer otros servicios.

Pero a medida que la pandemia de coronavirus crecía, el grupo de trabajo tuvo que suspender el ejercicio de dos semanas varios días antes del 16 de marzo.

“Poco más de la mitad del ejercicio, América Central y del Sur comenzaron a tomar todas las decisiones para cerrar los aeropuertos y el espacio aéreo”, dijo el comandante del grupo de trabajo, el coronel del ejército Steve Barry, en una entrevista telefónica. “Así que tuvimos que tomar la decisión de salir en algún momento o íbamos a estar en Colombia por un largo tiempo.”

El equipo de EE.UU. comenzó a buscar formas de regresar a casa. Lo que sucedió fue un buen ejemplo de trabajo con naciones asociadas, dijo Barry. Normalmente, la mayoría del equipo de aproximadamente 150 personas volaría a casa en un avión comercial, porque es más barato que enrutar aviones militares para el entrenamiento.

MKPRBUBMCFCNVLC7DUCEWKU6MU
MKPRBUBMCFCNVLC7DUCEWKU6MU 1

Los paracaidistas saltan a Colombia para un ejercicio de incautación en un aeródromo

Los paracaidistas de EE.UU. son expertos en operaciones aéreas y servirán como el comando de la misión aérea y la fuerza de asalto, dijo un vocero del 82º.

Después de enlazar, el C-17 de EE.UU. recogió al equipo americano para llevarlo a su estación de origen de la Base Aérea de Soto Cano en Honduras. Llegaron a casa más o menos al mismo tiempo que los CH-47 de EE.UU. del 1er Batallón, 228º Regimiento de Aviación, que partieron unos días antes que ellos, también aterrizaron en Honduras.

La pandemia de coronavirus cortó unos dos días del ejercicio planeado, pero Barry dijo que su grupo de trabajo todavía logró mucho, incluyendo la provisión de atención médica a los indígenas y la realización de eventos de entrenamiento con las fuerzas colombianas.

Las tropas estadounidenses utilizaron los CH-47 para enseñar a las fuerzas colombianas cómo realizar operaciones de carga en cabestrillo, asaltos aéreos, carga de aviones y cómo coordinarse por radio con las fuerzas estadounidenses.

M6IX2DFBRJFK5IBIMJQ2XAXITQ

El Teniente Coronel del Ejército de los Estados Unidos Steven Marshall, dentista de JTF-Bravo, coordina con un soldado del Ejército colombiano un evento de preparación médica como parte del Ejercicio Vita en Tres Bocas, Colombia, el 13 de marzo de 2020. (Sargento Philip Ribas/Armada)

Un equipo de asuntos civiles organizó la donación de más de 65.000 dólares, incluyendo una mesa quirúrgica de 10.000 dólares que fue al Hospital San Rafael en San Juan del Cesar, según JTF-Bravo.

Los helicópteros resultaron útiles, ayudando a situar los equipos médicos y sus clínicas pop-up más profundamente en el interior de Colombia. El buque hospital USNS Comfort ha hecho puerto en esta zona de Colombia antes, en Riohacha, pero esa misión humanitaria requiere que los colombianos que buscan atención médica recorran distancias a veces insuperables.

“Fuimos a ver a estos indígenas de La Guajira – o los Wayuu – y no tienen coches. Están caminando”, dijo Barry. “Así que pudimos ir a sus pueblos principales y ellos caminaban de 5 a 8 kilómetros, y pudimos proporcionarles esos servicios [médicos]”.

Un pueblo al que fueron fue un viaje de seis horas por carretera. En helicóptero, fueron menos de 20 minutos.

“Nadie va a conducir hasta esta región donde no hay casi nada excepto la población indígena que vive de la agricultura y el pastoreo de subsistencia”, añadió Barry. “Algunas de estas personas no han visto a los médicos en años.”

canal de telegram