GettyImages 1137716987

Los bloqueos normativos están frenando a las industrias tecnológicas y de transporte de Colombia

“Sabes que no conducimos por ese camino”, dijo mi padre.

Le pregunté por qué nunca tomamos el camino más corto a la playa. Con sólo ocho años, me fascinaban los mapas y me cuestionaba la elección de mi padre. Años más tarde me enteraría de que la ruta que yo sugería estaba atascada con grupos armados de todas las tendencias cuyos intereses no se alineaban con los míos ni con los de otras familias colombianas.


Recomendado: sena sofia vetados .


Puede que usted esté familiarizado con los conflictos que asolaron Colombia durante décadas, pero puede que no esté al tanto de los avances que las instituciones, los grupos de defensa y su gobierno han logrado en lo que respecta a la construcción de un futuro en el que los ciudadanos tengan opciones y movilidad que no estén limitadas por el conflicto armado.

De hecho, Colombia ha mejorado en ocasiones su clasificación de “facilidad para hacer negocios” según la medición del Banco Mundial. El país, sus instituciones y sus líderes tienen un largo camino por recorrer cuando se trata de asegurar que las oportunidades lleguen a todos los rincones del país, particularmente en un momento en que COVID-19 magnifica las desigualdades que persisten. Pero una cosa es segura, el camino hacia la prosperidad se vería mucho mejor si Colombia abrazara más la innovación.

He dedicado la última década al camino de la prosperidad de Colombia. Lo he hecho estudiando en la Universidad de Los Andes, la más prestigiosa de Colombia, recaudando más de 10 millones de dólares en capital de riesgo y construyendo dos compañías que generan ganancias directas e indirectas para más de 70.000 colombianos. He contratado directamente a cientos de ingenieros informáticos mostrando a los jóvenes colombianos que es posible ganarse bien la vida sin tener que emigrar por oportunidades profesionales. Incluso he convencido a algunos antiguos emigrantes para que vuelvan a Colombia y trabajen para mí en Picap.

Colombiaflagmap e1581344211184 696x349 1

Mi contribución a la prosperidad de Colombia y el aporte de miles de ingenieros talentosos que construyen tecnología en Colombia está en riesgo. Está en riesgo porque las autoridades colombianas y la rama legislativa han sido lentas en actualizar la regulación del transporte y la tecnología diseñada para una era en la que la regulación podría durar décadas porque el ritmo de la innovación de la sociedad se midió en, bueno, décadas.

En Colombia, necesitamos actualizar las regulaciones que rigen la tecnología y el transporte. Las amenazas siempre presentes que las autoridades y los reguladores colombianos han impuesto a Uber y Picap no sólo son intentos inútiles de volver a meter al genio de la tecnología en la botella, sino que también retrasan las conversaciones críticas que construirían una asociación a largo plazo para el éxito mutuo.


Recomendado: aportes en linea empresa .


Es urgente que Colombia y los países de todo el mundo construyan marcos reguladores que promuevan simultáneamente el bien público y la innovación tecnológica. De hecho, tenemos pruebas de los tipos de beneficios que pueden expandirse cuando se adoptan nuevos modelos y tecnologías de movilidad. Tomemos a GoJek o Grab que empezaron, como Picap, como plataformas de dos ruedas de arrastre. Cada una de ellas vale ahora miles de millones y facilita el comercio, los servicios financieros y más, todo ello en beneficio de las sociedades que luego producen más excedentes de consumo, formalizan la actividad económica y estimulan nuevas formas de innovación. Picap, y otros, pueden hacer esto en Colombia y en más lugares de América Latina con los avances en materia de reglamentación.

Hay dirigentes del Congreso de Colombia que han hecho considerables esfuerzos por avanzar en su comprensión de las plataformas tecnológicas, pero sus esfuerzos, por muy loables que sean, no han avanzado. Ahora más que nunca, los dirigentes de Colombia deben, por ejemplo, reconocer que los servicios de transporte privado necesitan una reglamentación que funcione para los ciudadanos que impulsan nuevas opciones de movilidad. Todos los países del mundo se enfrentan a un cálculo basado en la facilidad con que COVID-19 debilitó los sistemas estatales e independientes de salud, movilidad y actividad económica. La tecnología será un componente inevitable del fortalecimiento de la salud, la movilidad y la actividad económica en todos los países. Ya hemos visto que las plataformas de prestación de servicios, incluida la Pibox de Picap, desempeñan un papel cada vez más importante para ayudar a los países a preservar el distanciamiento social. Sin embargo, existe la oportunidad de que los estados se diferencien y piensen no sólo en estrategias defensivas durante la pandemia, sino también en cómo rehacerse para el futuro.


Recomendado: aportes en linea planilla telefono .


Colombia puede aprender del ejemplo de Corea del Sur, que durante años se posicionó para satisfacer la futura demanda mundial de los tipos de chips de silicio que posteriormente hicieron famosos a LG y Samsung. Corea del Sur hizo esto no impidiendo el avance tecnológico, sino facilitando el desarrollo de conocimientos, invirtiendo en educación y asociándose con la tecnología. Como tecnólogos, nada nos enorgullecería más que ayudar a Colombia a desarrollar los tipos de actividad económica que fortalecerán al país a largo plazo. He visto el futuro, lo practico diariamente, y sé que América Latina, y Colombia en particular, necesitan invertir en la retención del talento tecnológico y en el avance de los marcos regulatorios que atraen la inversión en tecnología, o nuestras economías lucharán aún más en los próximos años de posible recuperación de COVID-19.

Recientemente, la Alianza IN, un grupo comercial de plataformas de movilidad, se lanzó en Colombia con el objetivo de avanzar en las conversaciones con los legisladores y reguladores colombianos sobre los principios que el MinTIC (Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones) colombiano podría incorporar para ayudar a atraer más inversión, retener el talento y preparar proactivamente un futuro en el que la movilidad y las plataformas tecnológicas sean socios críticos del futuro económico del país. Las plataformas tecnológicas ya forman parte del presente, y las acciones de la Alianza IN son un gran paso para asegurar que los marcos regulatorios actualizados sirvan a los millones de ciudadanos colombianos que dependen de la movilidad y las plataformas tecnológicas para obtener ingresos, movilidad y una mejor calidad de vida.


Recomendado: datacredito pereira .


El año pasado, las empresas tecnológicas colombianas recibieron más de 1.200 millones de dólares de capital de inversión. Estoy impresionado con los nuevos titulares que mi generación y los colegas colombianos de tecnología han logrado en sólo 20 años. Pero puedo asegurarles que los titulares de Colombia en el siglo XXI se atrofiarán si los políticos y las autoridades colombianas no abordan la necesidad subyacente de mejorar la regulación que abarca la tecnología y la nueva movilidad, incluyendo Picap. Tenemos espacio para crecer y mostrar al mundo cómo nuestra tenacidad y resistencia ayudarán a abordar no sólo los desafíos colombianos o latinoamericanos, sino también los desafíos mundiales.

Espero con interés conocer pronto a la joven colombiana que en 20 o incluso tres años habrá desarrollado una innovación en materia de energía renovable o de prevención de enfermedades que sirve a miles de millones de personas. Tenemos que eliminar los obstáculos. Hemos empezado a hacerlo en toda Colombia en algunos frentes; tenemos que seguir haciéndolo en el frente de la tecnología. Yo, junto con mi generación, continuaré atrayendo el capital, reteniendo el talento y desarrollando aún más las ventajas competitivas que posicionarán a Colombia como líder en el siglo XXI.


Recomendado: cifin sas .


Espero que el gobierno colombiano, los reguladores y la administración Duque también lo hagan.

canal de telegram