merlin 175318935 49d41761 d0da 4944 bdb0 844a92f5bbcc superJumbo

La detención de Álvaro Uribe profundiza las divisiones de Colombia

El ex presidente Álvaro Uribe ha dominado el panorama político de Colombia durante décadas como el político más querido – y más odiado – del país.

Para algunos colombianos, es un salvador, el único líder que estuvo dispuesto a tomar las duras medidas necesarias para restaurar la seguridad en una nación azotada por una larga y cruel guerra civil.


Recomendado: como descargar la planilla de aportes en linea .


Para otros, es un criminal cuya lucha sin límites contra los insurgentes mostró poco respeto por los derechos humanos y dejó miles de muertos, muchos de ellos civiles.

Su arresto domiciliario, ordenado por la Corte Suprema esta semana en relación con un caso que se refiere a algunos de los aspectos más sombríos de la guerra, ha intensificado la profunda brecha entre la izquierda y la derecha del país, atrayendo a los colombianos de nuevo a la dura batalla política que el país ha estado tratando de superar durante años.

“El país tiene tantas heridas”, dijo Paloma Valencia, senadora y partidaria del Sr. Uribe que comenzó a seguirlo como estudiante universitario, “que esto hace que cualquier tipo de reconciliación sea mucho más difícil”.

Apenas unas horas después del anuncio de la detención del Sr. Uribe, sus partidarios de la derecha y sus detractores de la izquierda se lanzaron a las calles de todo el país, tocando la bocina o golpeando las ollas en señal de indignación o celebración. Los comentaristas políticos dijeron que la medida amenazaba la frágil reconciliación del país tras el acuerdo de paz de 2016 que puso fin al conflicto, que había sido la guerra más larga de las Américas.

merlin 175319346 da80a927 8b27 4a75 a484 4cae62764fff superJumbo

A la mañana siguiente, el partido del Sr. Uribe había reactivado un llamamiento para revisar el sistema de justicia -una aparente medida para detener futuras detenciones que consideraban injustas- y el actual presidente, Iván Duque, un acérrimo aliado de Uribe, acometió la decisión del tribunal de detener a su mentor.

Pronto, la oficina del inspector general, que supervisa la conducta de los empleados públicos, hizo un llamamiento urgente a los funcionarios públicos para que “respeten y no ataquen a la justicia”.

Los colombianos, dijo la oficina, deben “detener la agresión y la extrema polarización que podría traer nuevas escenas de violencia”. A la crisis creada por la pandemia de Covid-19, no podemos añadir una pandemia de odio que nuble el futuro, amenace la democracia y nos sumerja en una nueva noche de dolor”.

En una concurrida reunión pro-uribista en Medellín después de la decisión, una multitud de coches cubiertos con banderas colombianas se alineó en una importante avenida del centro de la ciudad. Los manifestantes dijeron que estaban indignados por la detención de su héroe mientras que, según los términos del acuerdo de paz de 2016, miles de ex guerrilleros han quedado en libertad.

Santiago Vásquez, de 23 años, llamó al Sr. Uribe “el mejor presidente que ha tenido Colombia”, describiéndolo como el hombre que paralizó al grupo rebelde más grande del país, conocido como las FARC. Temía que la detención del ex presidente fortaleciera a la izquierda, marcando el comienzo de los viejos tiempos de violencia.


Recomendado: sofia plus sena pruebas .


“¡Uribe! Amigo! Colombia está contigo!” Los aliados del Sr. Uribe gritaron.

A cientos de kilómetros de distancia, en la capital de Bogotá, los colombianos se asomaron a las casas de toda la ciudad, golpeando ollas en una celebración frenética. Las familias de los muertos en la guerra pensaron que el Sr. Uribe nunca sería llamado ante un tribunal para responder por su papel y se encontraron con que apenas podían creer la noticia.

“Ruego que pague por todo el dolor”, dijo Lucero Carmona Martínez, de 61 años, quien dijo que su hijo Omar, de 26 años, fue asesinado por las fuerzas de seguridad en un momento en que el Sr. Uribe era presidente y los militares, bajo la presión de aumentar el número de cadáveres en combate, estaban matando a civiles junto con combatientes rebeldes.

El Sr. Uribe, en los últimos 40 años, pasó de ser un burócrata de relativamente poca monta a ser el político más poderoso del país, esgrimiendo su carisma para crear todo un movimiento político -el uribismo- en su nombre.

Hace tiempo que dice que su padre fue asesinado por las FARC, algo que el grupo ha negado.

Cuando llegó a la presidencia en 2002, una insurgencia que duró décadas y que había comenzado como una lucha por la desigualdad se había vuelto devastadoramente violenta. Bloqueos de carreteras, secuestros y bombardeos de ciudades eran acontecimientos regulares, y gran parte de la nación estaba desesperada por que alguien restaurara el orden y derrotara a las FARC.

El Sr. Uribe hizo de la lucha contra los insurgentes la principal prioridad de su gobierno. Muchos le atribuyen el mérito de debilitar significativamente a las FARC y poner fin a gran parte de ese terror.


Recomendado: para que es el fosyga .


“Sin el Presidente Uribe, Colombia no sería una democracia”, dijo la Sra. Valencia, la senadora. “Sería un estado fallido como Venezuela.”

merlin 111039263 9f8443e1 bbe3 49e4 84f8 a9a8f9007c1a superJumbo

Pero mientras el Sr. Uribe luchaba contra las guerrillas de izquierda, sus críticos lo acusaron de supervisar un período de horribles abusos cometidos no sólo por el ejército, sino también por grupos paramilitares que supuestamente hacían el trabajo sucio del gobierno.

“Creía que el fin justificaba los medios”, dijo Iván Cepeda, un opositor político.


Recomendado: datacredito cali telefono .


Mientras el Sr. Uribe era presidente, los soldados colombianos mataron a miles de personas inocentes, muchos de ellos campesinos, según los años de investigación de los fiscales y los grupos de derechos humanos. Los soldados a menudo intentaban hacer pasar a los muertos por guerrilleros para demostrar que estaban ganando la guerra.

José Miguel Vivanco, que dirige la división de las Américas de Human Rights Watch, dijo que había planteado el problema muchas veces al Sr. Uribe a lo largo de los años, pero que el ex presidente se mostró desdeñoso, rápido en enfadarse y poco dispuesto a abordar la cuestión.

“Su historial en materia de derechos humanos es deplorable”, dijo el Sr. Vivanco.

El Sr. Uribe ha negado durante mucho tiempo una conexión con los grupos paramilitares, diciendo en cambio que luchó contra ellos.

En un giro inesperado, la investigación que ha llevado al arresto domiciliario del Sr. Uribe examina delitos relativamente pequeños, por lo menos cuando se comparan con los delitos que constituyen el núcleo de otras investigaciones que lo involucran.

En el presente caso, la Corte Suprema está examinando si el Sr. Uribe participó en el soborno, el fraude y la manipulación de testigos en un esfuerzo por influir en el testimonio de un presunto miembro de los paramilitares, Juan Guillermo Monsalve. Se sospecha que él presionó al Sr. Monsalve para que se retractara de una declaración en la que vinculaba al Sr. Uribe con la creación de grupos paramilitares.

Entre las otras investigaciones sobre la conducta del Sr. Uribe hay varias que examinan la posible conexión con las masacres paramilitares. Su hermano Santiago ha sido acusado por su supuesta participación en un grupo paramilitar.

El ex presidente, que ahora es senador, pero que probablemente será suspendido de ese cargo, no ha sido acusado formalmente en el caso en cuestión. Sin embargo, el sistema de justicia colombiano permite que sea retenido mientras la investigación continúa si los jueces creen que podría haber manipulación de testigos.

Si es declarado culpable, el ex presidente podría pasar aproximadamente de seis a ocho años en prisión, según el profesor de derecho Francisco Bernate.

El abogado del Sr. Uribe, Jaime Granados, negó los cargos el miércoles, diciendo que “el presidente Uribe no pidió a nadie que sobornara a ningún testigo”.

Sus partidarios, incluido el Sr. Duque, han denunciado la detención como injusta.


Recomendado: cifin atencion al cliente .


“Duele, como colombiano”, dijo el Sr. Duque, que “a un servidor público ejemplar, que ha ocupado el más alto cargo del Estado, no se le permita defenderse en libertad, con la presunción de inocencia”.

El Sr. Uribe está ahora instalado en una casa de campo llamada El Ubérrimo en el norte de Colombia. El miércoles, personas cercanas a él anunciaron que había dado positivo en el test de Covid-19, añadiendo que no estaba en una condición seria.

La casa, situada en un terreno extenso, tiene una pista de caballos, una piscina y un establo. Por el momento, su arresto domiciliario no requiere de guardias ni de la policía, dijo el tribunal, sino que simplemente requiere que firme un contrato y pague una fianza.

merlin 139928259 6a24d5c2 8057 4e3b b7ca a659926a09fa superJumbo

El Sr. Uribe se desempeñó como presidente hasta 2010, y se retiró después de que una decisión judicial le impidiera presentarse para un tercer mandato. Pero conserva un poder significativo. El apoyo del Sr. Uribe fue esencial para la victoria del Sr. Duque, quien juró mantener el legado de su mentor.

Cuando el gobierno llegó a un acuerdo con las FARC, poniendo fin a más de cinco décadas de sangriento conflicto, muchos esperaban que el histórico tratado ayudara a curar las profundas heridas. Pero las divisiones del país se mantuvieron fuertes en los años siguientes.


Recomendado: aportes en linea telefono armenia .


Los opositores del acuerdo argumentaron que era demasiado indulgente con los combatientes rebeldes – y se enojaron porque fue aprobado a pesar del voto nacional en contra. Y sus partidarios acusan al Sr. Duque de carecer de la voluntad de aplicarlo plenamente. Cientos de ex combatientes y líderes comunitarios han sido asesinados desde que fue aprobada, lo que lleva a los críticos a acusar al Sr. Duque de no haberlos protegido. Y muchas comunidades rurales todavía están esperando los caminos, las escuelas y la electricidad que se les prometió.

Entre los principales opositores a los términos del acuerdo estaba el Sr. Uribe, que pensaba que el acuerdo era demasiado fácil para los combatientes rebeldes.

Su detención, muchos dijeron esta semana, reforzó esas divisiones, fomentando el resentimiento de la derecha y fortaleciendo la idea de la izquierda de que el ex presidente es un criminal.

“Este es un importante avance en términos de justicia”, dijo el politólogo colombiano Francisco Gutiérrez Sanín, destacando el hecho de que muchas de las figuras poderosas del país no han tenido que responder ante la justicia. “Pero por otro lado, radicaliza y hace más extremo el uribismo”.

Esta semana en Medellín, Nora Villa, de 58 años, leal a Uribe en la marcha de apoyo, se comprometió a luchar contra la izquierda. “Vamos a ver más división”, dijo.

En Bogotá, Luz Marina Bernal, de 60 años, una activista cuyo hijo, Fair, de 26 años, fue asesinado por las fuerzas de seguridad durante el mandato del Sr. Uribe, dijo algo sobre el Sr. Uribe que ella no podía imaginarse decir hace sólo unos días: “Creo que existe la posibilidad de que sea condenado por todo lo que ha hecho”.

canal de telegram