Nicaragua Tropical Weather 28290

El huracán Iota golpea a Nicaragua y Honduras, y casi acaba con una isla colombiana

El huracán Iota, la tormenta más fuerte jamás registrada en la cuenca del Atlántico a finales de año, se estrelló en América Central en la noche del lunes como una categoría 4, causando una enorme devastación en la ciudad indígena de Puerto Cabezas y en los pueblos circundantes en el noreste de Nicaragua. También atravesó un pequeño archipiélago colombiano en el camino, dejando atrás una destrucción casi total.

El número de víctimas centroamericanas de Iota no estaba claro el martes cuando los funcionarios se apresuraron a ayudar. Sin embargo, Colombia confirmó al menos una muerte.


Recomendado: descargar comprobante de pago de aportes en linea .


El Centro Nacional de Huracanes predice que las lluvias torrenciales y las ráfagas que ponen en peligro la vida continuarán en la región hasta finales de esta semana, aumentando el riesgo de catastróficos deslizamientos de tierra, mareas de tormenta e inundaciones.

Nicaragua Tropical Weather 28290

Un árbol caído en la carretera tras el paso del huracán Iota en Siuna, Nicaragua, el martes 17 de noviembre de 2020. El huracán Iota atravesó Nicaragua el martes, horas después de haber rugido en tierra como una tormenta de categoría 4 a lo largo de casi exactamente el mismo tramo de la costa caribeña que fue recientemente devastado por un huracán igualmente poderoso. Carlos Herrera AP

Siguiendo una trayectoria casi idéntica a la del huracán ETA, Iota tocó tierra sólo a unas 15 millas de donde su tormenta gemela aterrizó el 3 de noviembre, sólo 13 días antes, con vientos de alrededor de 155 mph.


Recomendado: consulta cifin en linea .


Hasta el lunes, el gobierno hondureño informó de que ETA había afectado a más de 3 millones de personas y había matado al menos a 77. Mientras tanto, las autoridades nicaragüenses dijeron que más de 1.000 hogares habían sido afectados y que al menos dos personas habían muerto.

UNA MADRE QUE SIGUE BUSCANDO A SU HIJO EN NICARAGUA

Puerto Cabezas se despertó el martes con láminas de zinc volando de los tejados, las aguas pluviales inundando carreteras y casas, y arrugando postes eléctricos y palmeras. La ciudad portuaria de más de 60.000 habitantes, situada en el borde de la costa atlántica, es la capital de la Región Autónoma de la Costa del Caribe Norte. La energía ha estado cortada desde el lunes por la tarde, y las señales de los teléfonos móviles han sido inexistentes o erráticas después de Iota. Sin embargo, los informes sobre la ruina comenzaron a circular a finales del martes.

El lunes por la tarde, dos residentes de Puerto Cabezas dijeron al Miami Herald que la tormenta había destruido los refugios de la ciudad, y que la gente estaba tratando de sobrevivir fuera mientras Iota los rodeaba. Un hospital temporal, instalado en una escuela local después de ETA, también fue evacuado cuando Iota arrancó el techo.

Las comunidades indígenas de las zonas circundantes y de lugares tan lejanos como Cabo Gracias a Dios, en el límite de la frontera entre Honduras y Nicaragua, habían sido evacuadas a Puerto Cabezas y otros lugares de la región autónoma.


Recomendado: sena sofia plus 2019 buenaventura .


“Aquí no hay ningún refugio seguro porque el gobierno nunca se ha preocupado de crear o construir un refugio seguro contra los huracanes”, dijo Jairo Henríquez, residente de Puerto Cabezas. “Estamos completamente abandonados”.

Henríquez, que ayudó a los residentes a evacuar antes de ETA e Iota, dijo que muchas personas se resistieron a ser reubicadas en los refugios del gobierno. En un video en vivo que compartió el lunes por la mañana en Facebook, Henríquez capturó el cielo gris y las aguas fangosas de la costa en el barrio de Sandy Bay Sirpy de Puerto Cabezas. Las palmeras desarraigadas yacían a la orilla del mar.

“Antes de [Iota], después de ETA”, dijo Henríquez mientras filmaba la playa. “Más tarde, filmaremos después de Iota si todavía estamos vivos.”

Cuando cayó la noche del lunes, Henríquez no tenía visibilidad, su casa se convirtió en una isla en la devastación. En un video tomado cerca de las 10 p.m., filmó desde su balcón. El agua de lluvia volaba horizontalmente. En un video enviado treinta minutos después, las láminas de zinc del techo se estrellaron contra su casa, enrollándose como una oruga en los vientos furiosos.

El martes por la mañana, Nancy Elizabeth Henríquez, la madre de Henríquez, dijo que el huracán se había llevado el techo de su casa.

Honduras Tropical Weather 86621

Las personas que viven en condiciones precarias hacen preparativos antes de que el huracán Iota toque tierra en San Manuel Cortés, Honduras, el lunes 16 de noviembre de 2020. Delmer Martínez AP

Antes de que Iota llegara, la matriarca Henríquez, una líder miskita, decidió con otros jefes de la comunidad que iría a Managua para traer recursos y alivio después de Iota. El lunes a primera hora de la tarde ella condujo a través de las fuertes lluvias, los escombros y los árboles caídos que bloquearon los caminos. Dijo que no sabía cómo había podido llegar, pero pasó la noche con una amiga en la capital nicaragüense.


Recomendado: fosyga soat .


Calculó que más de 60 personas se refugiaron en su casa de cemento durante Iota. Cuando la casa se inundó, pudo oír sus gritos mientras hablaba con su hijo. No ha sabido nada de Jairo desde la 1 a.m. del martes.

“Me dijo, mamá, Bilwi está siendo destruido… y el huracán es más fuerte que nunca. Nunca en mi vida había visto un huracán como este”, dijo. “Y desde allí, no nos comunicamos”. Bilwi es el nombre nativo de Puerto Cabezas.

Henríquez está preocupada por el destino de su familia y por Puerto Cabezas, pero tiene fe en que su hijo está a salvo y ayudando a su comunidad durante las secuelas. Mientras tanto, permanecerá en Managua durante la próxima semana, o hasta que pueda llevar ayuda a su ciudad natal.

“Si nos hubiéramos quedado todos allí,” dijo, “¿quién iba a buscar apoyo para nuestra gente?”

COLOMBIA: DESTRUCCIÓN EN LA ISLA DE PROVIDENCIA

A diferencia de ETA, que no azotó la zona con tanta fuerza, Iota se estrelló contra el archipiélago de San Andrés de Colombia, situado a unas 230 millas de la costa de Nicaragua. La tormenta golpeó principalmente la isla de Providencia, demoliendo la escasa infraestructura, incluyendo miles de casas y el hospital local.

Una estructura se encuentra en ruinas entre ramas caídas después del paso del huracán Iota en la isla de San Andrés, Colombia, el martes 17 de noviembre de 2020. Iota se movió sobre el archipiélago colombiano de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, frente a la costa de Nicaragua, como un huracán de categoría 5. Christian Quimbay AP

El presidente Iván Duque envió un barco de la Armada colombiana con 15 toneladas de ayuda humanitaria junto con equipos de rescate a la isla el lunes por la noche. El martes por la mañana, dijo que habló con el alcalde de Providencia, Norberto Gari Hooker, quien dijo que al menos una persona había muerto.


Recomendado: reporte datacredito colombia .


Duque luego voló sobre las islas de Providencia y Santa Catalina y aterrizó en la isla de San Andrés para evaluar los daños. Informó de que Iota había arrasado hasta el 99% de Providencia y dijo que las tormentas rara vez llegan a la costa caribeña occidental del país andino, especialmente los grandes huracanes.

“Nunca en la historia de este país hemos tratado con un huracán de categoría 5”, dijo. “Pero aquí está Colombia unida, diciéndole a Providencia que la ayudaremos”.

Juliana Escobar, una gestora cultural de Antioquia, Medellín, dijo que su familia ha tenido una casa en Providencia desde 1971, donde ella vivió durante unos 5 años en la década de 2000.

Colombia Tropical Weather 36428

Los trabajadores cortan árboles derribados por el huracán Iota en la isla de San Andrés, Colombia. Iota se movió sobre el archipiélago colombiano de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, frente a la costa de Nicaragua, como un huracán de categoría 5. Christian Quimbay AP

El martes por la tarde, Escobar dijo que la última vez que supo de alguien en la isla fue a las 3 a.m. del lunes, cuando un vecino le dijo que un grupo de ellos se había apresurado a entrar en la casa de Escobar porque sus propias casas estaban inundadas.

Dijo que la isla perdió la electricidad. Sin ella, las torres de telefonía móvil dejaron de funcionar.

“Eso es parte de mi familia y no sé nada de ellos”, dijo. “La incertidumbre me está matando”.

SE AVECINAN DÍAS DIFÍCILES EN HONDURAS

A pesar de haber entrado en Honduras como una tormenta tropical, Iota siguió azotando la zona oriental del bosque tropical húmedo y provocó lluvias masivas en la ciudad septentrional de San Pedro Sula.

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, advirtió a la población el martes por la noche que la tormenta afectaría al país hasta finales de esta semana, cuando los expertos predicen que se disipará sobre El Salvador.

“Debemos estar alerta y prevenidos, ser disciplinados”, dijo. “Se espera mucha lluvia y eso hará que los ríos se desborden de su curso”.

Mileydi Duarte, que fue evacuada por su familia, descansa bajo el puente de una autopista mientras espera a que haya espacio en un refugio antes de que el huracán Iota toque tierra en El Progreso Yoro, Honduras, el lunes 16 de noviembre de 2020. Delmer Martínez AP

Danilo Trejo Posadas, un agricultor de San Juan en La Lima en el norte de Honduras, dijo que salió corriendo de su casa a principios de este mes durante ETA, llevó a sus cinco hijos uno por uno y los colocó en la cima de un árbol de mango. Luego los trasladó al tercer piso de una escuela local, todavía los lleva por turnos porque es el único que sabe nadar. A todos les salió un sarpullido en la piel por el agua contaminada.

La familia sufrió en la escuela durante cinco días, viendo pasar los ataúdes recientemente enterrados que la lluvia desenterró del cementerio cercano. Después de ver a los niños llorar de hambre, Trejo Posadas y otros decidieron luchar contra la corriente para encontrar una vaca medio muerta, terminar de matarla con un machete, prepararla y dársela de comer a otros.

Trejo Posadas finalmente fue a la casa de su padre, ubicada en una colina en el cercano Santiago Pimienta. Aún recuperándose de ETA, esperaban tener mejor suerte allí con Iota. Pero el lunes por la tarde, el agua volvió a subir y todos corrieron a la casa de un vecino en lo alto de una colina, donde esperaban dormir.

“Estamos esperando que el agua baje”, dijo. “Al menos no estamos mojados esta vez, al menos no todavía.”

canal de telegram