800 1

César García, reportero de AP Colombia, muere después de una enfermedad a los 61 años.

César García, un veterano reportero de The Associated Press que se aventuró a recorrer Colombia para contar la historia del conflicto armado de la nación, ha muerto. Tenía 61 años.

Sufrió un ataque al corazón y después de tres semanas en un hospital dio positivo para el nuevo coronavirus, aunque aún no está claro qué papel pudo haber desempeñado el virus en su muerte el martes.


Recomendado: certificado nueva eps fosyga .


Con una grabadora de voz en la mano, García se convirtió en un elemento fijo en muchos de los principales acontecimientos de las últimas tres décadas en Colombia, ya sea en las conversaciones de paz con la guerrilla izquierdista o en las noticias de última hora de los salones del palacio presidencial.

En el camino, su tenaz personalidad de periodista y desarmador le ganó la confianza de una amplia gama de dignatarios, una hazaña inusual en un país donde la división es grande y las heridas de décadas de violencia son profundas.

“Al carecer de formación formal y de aptitudes para la redacción, logró poner su agallas, persistencia y carisma en el trabajo a tiempo completo con una importante organización de noticias”, dijo Frank Bajak, que trabajó en estrecha colaboración con García como ex jefe de noticias andinas de AP. “Lo hizo haciéndose indispensable por pura fuerza de voluntad”.

Bajak añadió: “Y, por supuesto, era un oso de peluche por dentro.”


Recomendado: telefono atencion aportes en linea .


García nació en la capital de Colombia y creció queriendo ser médico pero por razones económicas no pudo seguir la formación. De joven, ayudó a su madre a llegar a fin de mes en parte vendiendo árboles de bonsái. Más tarde, se inició en el periodismo mientras trabajaba como mensajero para United Press International.

Mientras estaba en la UPI, llamó la atención de un periodista que, observando su comportamiento afable, le animó a seguir informando, dijo su hija, Amelia García. Pronto descubrió que tenía un don para perseguir las noticias de última hora y para recibir mensajes de sonido de altos funcionarios, muchos de los cuales eran inicialmente reacios a hablar.

Javier Baena, ex corresponsal de AP, dijo que estaba impresionado por la firme presencia de García y por el tacto con el que informaba desde la Casa de Nariño, la residencia presidencial oficial y centro de reunión de los líderes políticos y militares. Queriendo contratarlo para la AP, le dio su número de teléfono y le dijo: “Llame cuando tenga noticias importantes”.

García aprovechó la oportunidad, llamando a despachos que se convertirían en titulares en todo el mundo.


Recomendado: telefono cifin .


“Su trabajo como reportero fue esencial para el éxito de nuestra cobertura de Colombia”, dijo. “Estaba enamorado de su trabajo como reportero”.

Oficialmente contratado como ayudante de prensa en 1999, ascendería hasta convertirse en el principal corresponsal en español de la cooperativa de noticias. Durante las dos décadas siguientes, se sumergió completamente en un trabajo conocido por arruinar cualquier intento de planes programados.

Se subió a un avión cuando un terremoto sacudió la ciudad de Armenia, matando a 1.000 personas. Pasó largas horas en los hospitales esperando para entrevistar a los sobrevivientes de los bombardeos y secuestros. Y se convirtió en una figura tan constante en las conversaciones de paz de los rebeldes en una zona rural del sur de Colombia durante la administración del presidente Andrés Pastrana que se le conoció informalmente como el alcalde de la ciudad de Los Pozos.

Debido a las muchas fuentes militares de García, los rebeldes dudaron inicialmente en hablar con él, pero con la intención de conseguir la historia, se esforzó por llegar a él. Al final tuvo numerosos contactos en ambos lados del conflicto.

Vivian Sequera, otra antigua colega, señaló que, “Podría cruzar fronteras invisibles. Viste en su cara que no tenía motivos ocultos”.

García nunca rechazó una asignación y se desplegó con entusiasmo a donde fuera necesario.

“Era un periodista de enorme talento, curioso, gregario y bien conectado que, al mismo tiempo, era humilde, no se daba aires de grandeza y era extremadamente generoso a la hora de compartir información”, dijo Andrew Selsky, ex jefe de la oficina de Colombia.


Recomendado: certificado de pago de aportes en linea con ibc .


Amante de la salsa, García cantaba rutinariamente las líneas de una balada de amor a nadie en particular en la oficina. Habló con frecuencia de su esposa de 23 años, Edith Bárbara Beltrán, y de sus dos hijas, Amelia y Cristina. Y era un aficionado al fútbol, apoyando al equipo de los Millonarios de Bogotá.

Cuando se acercaba a su jubilación, mantuvo un ritmo rápido, esquivando los gases lacrimógenos en las calles de Bogotá el año pasado durante las protestas antigubernamentales y cubriendo la reciente orden de arresto domiciliario de la Corte Suprema del poderoso ex presidente Álvaro Uribe.

“Fue uno de los periodistas más bien dotados que he conocido”, dijo Eduardo Castillo, director de noticias del servicio español de AP, recordando un reciente incidente en el que le pidió a García la reacción militar a una historia, y García volvió en 30 minutos con comentarios del ministro de defensa. “Nunca dijo que no a nada”.

Mauricio Cárdenas, ex ministro de finanzas de Colombia, dijo que García era “un periodista al que se podía conocer en las puertas del Congreso cubriendo decisiones políticas clave o en un pueblo remoto cubriendo noticias relacionadas con los problemas de los colombianos comunes”.


Recomendado: como consultar si estoy reportado en datacredito .


“Era lo más equilibrado y riguroso que se puede conseguir”, dijo Cárdenas. “Eso lo hizo muy creíble para los lectores. Necesitamos más periodistas como él”.

En una de sus últimas asignaciones, colaboró con el escritor de AP Christopher Torchia para un reportaje sobre las tensiones que persisten en torno al histórico acuerdo de paz de 2016 que pone fin al conflicto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Habiendo trabajado juntos en los años 90, García comenzó a recordar sus primeros días con AP, diciéndole, “Recordar es vivir”.

Además de su esposa e hijos, a García le sobreviven su madre y cuatro hermanos.

canal de telegram